La aplicación de la reforma de las pensiones traerá un nuevo cambio para acceder a la jubilación en 2.018. La normativa de la Ley de Pensiones retrasa progresivamente la edad de jubilación de los 65 años actuales a los 67 años en 2.027. De esta manera, cualquier trabajador que pretenda solicitar la jubilación con el 100% de la pensión que le pudiera corresponder, en 2.018 deberá haber cumplido 65 años y seis meses. A partir de 2.019,  se irá incrementando en dos meses más cada año hasta 2.027.

Este retraso se aprueba con carácter general pero cuenta con excepciones para los trabajadores que tengan cotizados 36 años y seis meses o más que podrán obtener su pensión integra. Por cada nuevo ejercicio se aumenta ese plazo en tres meses más hasta el año 2.027, ejercicio en el cual quien decida jubilarse a los 65 años deberá tener cotizados como mínimo 38 años y seis meses.

Para el 2.018 también entrará en vigor el número de años a tener en cuenta a la hora de calcular el importe de la pensión que quedará fijado en 21 años cotizados. Desde 2.013 existe un periodo transitorio hasta el 1 de enero de 2.022 en el que el periodo de cotización para determinar el importe de la pensión pasará progresivamente de los 15 años a los 25 años, aumentando cada año a partir de 2.013 un año más hasta completar los 25 años reseñados en 2.022.

Respecto a la jubilación anticipada voluntaria, la norma también retrasa la edad de su solicitud a 63 años y seis meses, que podrá realizarse dos años antes de la edad legal de jubilación hasta 2.027 en paralelo con los incrementos anuales en la edad de jubilación legal. En 2.027 la edad para acceder a esta jubilación anticipada se fijará en los 65 años. Hay que tener en cuenta que  para esta modalidad se requieren 35 años de cotización y por cada trimestre de adelanto respecto a la edad legal de retiro, el importe de la pensión se verá reducido en un 2% de la base reguladora, si se han cotizado menos de 38,5 años y llega hasta el 1,625% se se han sobrepasado los 44,5 años trabajados.

Para las jubilaciones forzosas,  éstas se podrán realizar hasta cuatro años antes de la edad oficial de jubilación que en cada momento impere, además será necesario tener una cotización de 33 años como mínimo y la pensión se reducirá en un 1,875% por trimestre adelantando para los trabajadores con menos de 38,5 años de cotización y hasta el 1,5% para los que tengan más de 4,5 años cotizados.